5. Iglesia Sta. María de la Asunción

Plaza de la Paz: iglesia de Santa María de la Asunción

Condiciones de visita: visitas en Semana Santa y en verano (julio-agosto y septiembre) en horario de martes a domingo, mañanas 11:00 a 14:00 y tardes de 17 a 19:30. El resto del año contactar con la Parroquia en el número 979-780-040

Edificio proto-gótico del siglo XIII, que ostentó la dignidad de Colegiata durante la Edad Media hasta el siglo XV. Conserva restos románicos en la parte del presbiterio: de los tres ábsides originales sobreviven dos, el central, poligonal, y el septentrional, con una ventana de arco de medio cegada en alabastro y con la obra más antigua de la iglesia, un Cristo Crucificado también del siglo XIII.

En su interior destaca la utilización de arcos ojivales y bóvedas de arista y de crucería cuatripartitas, característico de un gótico inicial. Sin embargo, el templo sufre importantes reformas y añadidos en el siglos XVI: la portada principal del primer renacimiento castellano y la torre, cuyas trazas originales fueron dadas por Alonso de Tolosa, discípulo de Juan de Herrera en El Escorial, en 1585, por lo que quizás se trate de uno de los primeros ejemplos de este estilo, el Herreriano, en la Meseta Norte. Posteriormente, se añade la cúpula y cimborrio del tramo del crucero en el siglo XVII, barrocos, y la sacristía en el siglo XVIII, neoclásica, donde se encuentra el Museo Parroquial.

Lo más destacado de esta iglesia es la riqueza artística que atesora en su interior, donde cabe destacar, el conjunto del altar mayor formado por el retablo hispano-flamenco de 1510-1518 (tardo-gótico), la sillería gótica datada de hacía 1500 y el panteón condal de los Acuña, condes de Buendía y señores de Dueñas en los siglos XV y XVI. Destacan también tallas individuales, como el San Isidro, patrón de la localidad, de Gregorio Fernández y el Cristo Yacente de su escuela que procesiona el Viernes Santo y, en el Museo Parroquial, además de ternos y orfebrería como la Cruz Procesional, Cáliz con sobrecopa y portapaz de plata sobredorada del siglo XVI realizado por el orfebre vallisoletano Juan Lorenzo, cabe destacar el Ecce Homo de Diego de Siloé (1525) que procesiona el Jueves Santo.